Compartir

Juan M. Rodrigues Goncalves

 

La humanidad se encuentra actualmente en una cruzada histórica. Cientos de países a nivel mundial se encuentran en plenos procesos de vacunación masiva de su población, para poder poner fin a la crisis generada por la pandemia de COVID-19. Desde diciembre de 2020, existen reportes de vacunación en varios países del mundo. 

Y aunque falta un largo camino por recorrer, se ven algunos rayos de esperanza, por los avances que algunos países han tenido. Entre ellos destacan los casos de Israel, que ya ha vacunado a 58.8% del total de su población, con las dosis recomendadas por los fabricantes. En la región, tenemos el caso de Chile, que ha logrado alcanzar a vacunar a 37,7% de la población, seguido de Estados Unidos con un 34.4% con todas las dosis. 

El caso de Estados Unidos es impresionante, debido a la rapidez con la que el plan de vacunación se ha implementado, tomando en consideración que comenzó a inicios de este año. Allí, algunos eventos con público están comenzando a planificarse y se espera que para el 4 de julio, el 70% de la población esté totalmente vacunada. 

Ahora bien: ¿qué sucede en la región? y, más concretamente, ¿qué sucede en Venezuela? Para las primeras interrogantes, debemos comenzar por mostrar los avances en los planes de vacunación en la región.

De acuerdo con datos de Our World in Data, en sudamérica sólo 13.5% de la población ha recibido al menos una dosis, mientras que en Norteamérica el porcentaje es de 31.72%, Norteamérica casi triplica la tasa de vacunados de América del sur.

En la región, los líderes indiscutibles en este ámbito son Chile y Uruguay, con 45,31% y 35,6% de su población vacunada con al menos una dosis, seguido por Argentina (17,08%), Brasil (15,10%) y Colombia (4,34%). Venezuela se encuentra en el último lugar en tasa de inmunización en la región, con 0,88% de la población vacunada con al menos una dosis, es decir, unas 250.000 personas, hasta hace un mes. 

El promedio de vacunación en África es superior al promedio de vacunación de Venezuela. El pasado 13 de febrero, el presidente Nicolás Maduro anunció la llegada de un primer lote de vacunas Sputnik V y anunció el inicio de la vacunación sin un plan estructurado claro, transparente y a la disponibilidad de todos.

La oscuridad en torno a este proceso, aún se mantiene, y se desconoce su alcance real, mientras que en las redes y medios de comunicación comienzan a llenarse de relatos de venta de vacunas en el mercado negro. 

Desde que se hiciera este anuncio, el presidente Maduro ha repetido, en varias ocasiones, la promesa de vacunación masiva en el país. La primera vez fue a finales del año pasado, cuando aseguró que durante el primer trimestre de 2021 empezaría el plan de forma masiva.

El segundo anuncio, hecho en febrero, donde se señaló que la vacunación masiva comenzaría en abril, y  por último, lo dicho por el presidente el martes 11 de mayo pasado, donde aseveró que para agosto de este año, el 70% de la población estará vacunada. Para el cumplimiento de ese objetivo se requieren dos elementos esenciales: disponibilidad de vacunas en una cantidad suficiente y un plan de vacunación.

En cuanto a la disponibilidad de vacunas, y para alcanzar la inmunidad de rebaño, Venezuela debe inmunizar a cerca de 20 millones de personas entre junio y julio. De acuerdo con la información reflejada en los medios, Venezuela, a través del COVAX, podría recibir hasta 11 millones de dosis de vacunas, no obstante, no se ha  confirmado cuál será la que estaría disponible para el país y que llegaría a finales de junio de este año

En el caso de vacunas de doble dosis, y de concretarse la recepción de esa cantidad, podría vacunarse hasta 5.500.000 personas, número que mejoraría si se trata de la Johnson & Johnsons, con la que podrían inmunizarse a 11 millones de personas, toda vez que es de una sola aplicación. 

De acuerdo con la poca información pública disponible, Venezuela ha recibido 880.000 dosis de vacunas. 380.000 de la rusa Sputnik V y 500.000 de la Sinopharm, proveniente de China, número que de acuerdo con Transparencia Venezuela, solo alcanzaría para vacunar al 1.4% de la población.

Asimismo, el presidente Maduro anunció que el acuerdo con Rusia permitiría la llegada de 10 millones de dosis, por lo que de ser cierto quedarían pendientes la llegada de 9.260.000 dosis adicionales.

Utilizando todas estas cifras, y asumiendo que las vacunas recibidas por COVAX sean de Johnson & Johnsons, Venezuela contaría con 21.500.000 dosis, con las que podrían vacunarse a 16.250.000 personas, lo que equivaldría al 58% de la población, por lo que si se quiere cumplir con el objetivo, el país requiere más dosis de vacunas. 

De cualquier manera, para el cumplimiento y desarrollo de una vacunación masiva exitosa, en el contexto venezolano, se necesita de un plan estructurado, serio, transparente y que obedezca a criterios técnico-científicos, toda vez que es la única forma de lograr la meta de conseguir la inmunidad de rebaño. Venezuela lo necesita.