Compartir

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) adoptó el 14 de octubre de 2020 la Resolución 68/2020, mediante la cual otorgó medidas cautelares a favor de 12 mujeres con cáncer de mama en Venezuela, tras considerar que se encuentran en una situación de gravedad y urgencia de riesgo de daño irreparable a sus derechos a la vida, a integridad física y a salud.

Al tomar su decisión, la Comisión valoró que, de acuerdo con la solicitud realizada por el Centro de Justicia y Paz (Cepaz), Acción Solidaria, Funcamama, Prepara Familia y Senos Ayuda, las beneficiarias no estarían recibiendo el tratamiento médico prescrito correspondiente por parte del Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS) por periodos de tiempo prolongados, a pesar de haberlo recibido previamente.

Asimismo, teniendo en cuenta lo establecido por la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará), la CIDH consideró que los factores de riesgo descritos por las solicitantes tendrían serias consecuencias diferenciadas en la salud de las beneficiarias, por su sola condición de mujer, ya que éstas suponen una forma adicional de violencia en su contra.

Por lo anterior, la Comisión solicitó al Estado venezolano adoptar las medidas necesarias para proteger los derechos de las beneficiarias, posibilitando el acceso a tratamiento médico adecuado, incluyendo los medicamentos y exámenes diagnósticos requeridos que permitan evaluar de manera regular su salud.

Además, solicitó que el Estado venezolano ofreciera información sobre las medidas adoptadas en los 15 días siguientes. Lamentablemente, a un año de otorgamiento de estas medidas cautelares, ninguna acción ha sido realizada en pro de las beneficiarias, y tampoco la Comisión ha recibido información alguna.

Cáncer de mama en cifras

De acuerdo a cifras de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela, para el año 2021 en el país la cifra total de mortalidad por cáncer de mama es de 3.127 personas. Se producen aproximadamente nueve muertes diarias. Las edades del mayor número de personas fallecidas se ubican entre los 55 y 64 años.

La cifra total de incidencia es 7.885, siendo las edades del mayor número de casos entre los 45 y los 54 años. 

El Estado venezolano sigue en deuda con la prevención y control del cáncer, no solo de mama, sino de todos los diversos tipos, ya que no hay acceso a diagnóstico oportuno, tratamiento adecuado ni cuidados paliativos. Se estima que son 19 los años de vida perdidos por muerte prematura debido al cáncer de mama.

Peticiones

En base a los testimonios de las víctimas que nos acompañaron este 18 de octubre, y la información de contexto presentada por las organizaciones, solicitamos al Estado venezolano que:

1. Cumpla con la resolución 68/2020 otorgada por la CIDH a 12 mujeres venezolanas con cáncer de mama, la cual, exige la adopción de las medidas necesarias para proteger los derechos a la salud, vida e integridad física de las beneficiarias, posibilitando el acceso a tratamiento médico adecuado, incluyendo los medicamentos y exámenes diagnósticos requeridos que permitan evaluar de manera regular su salud,

2. Ofrezca información actualizada a la Comisión sobre las medidas adoptadas respecto a la resolución, ya que, hasta la fecha, no existen avances ni comunicaciones con las beneficiarias o los peticionarios al respecto de esta resolución,

3. Que el Estado venezolano reconozca la gravedad de la emergencia humanitaria compleja y la afectación que tienen las personas con condiciones de salud crónicas, en especial, las personas con problemas oncológicos, reestructurando el Programa Nacional de Oncología y ofreciendo tratamiento médico, exámenes especializados y atención de calidad,

4. Incidir para que en el Programa de Respuesta Humanitaria se incluya las condiciones de salud no transmisibles como el cáncer dentro de sus necesidades de atención y un enfoque diferenciado de género que reconozca el impacto diferenciado que la EHC tiene en las mujeres venezolanas,

5. Publicar y actualizar periódicamente las estadísticas sanitarias y epidemiológicas, especialmente las oncológicas, que no se publican desde el 2014.