Compartir

Las organizaciones de la sociedad civil continuarán documentando, denunciando y difundiendo para hacer seguimiento, y en el mes de septiembre, presentar resultados en el próximo debate basado en actualización verbal de este Informe

Este 5 de julio se realizó el diálogo interactivo del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, sesión donde la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, presentó ante el organismo el informe definitivo sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela. Feliciano Reyna, presidente de Acción Solidaria representó a más de 200 organizaciones de derechos humanos nacionales que han denunciado por años las constantes violaciones y abusos a los cuales se enfrentan los venezolanos.

Informe de la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Con la finalidad de dar cumplimiento a la resolución del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas “Protección y Promoción de los Derechos Humanos en la República Bolivariana de Venezuela” la Alta Comisionada para los Derechos Humanos (ACNUDH), Michelle Bachelet, publicó el informe sobre los resultados de la investigación de su oficina sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela, desde enero 2018 a mayo 2019. La fecha de la publicación de dicho documento fue anticipada por un día de lo que se tenía previsto y se conoció mundialmente a través del organismo multiestatal. [1]

En 18 páginas la Alta Comisionada aseveró que Nicolás Maduro ha cometido numerosas violaciones de los derechos humanos y detalló que la información recopilada fue analizada por las Naciones Unidas y las misiones que estuvieron el país en el mes de marzo. Asimismo, Michel Bachalet, advirtió que, si la situación no mejora, continuará el éxodo sin precedentes de emigrantes y refugiados que abandonan el país de manera forzada, y empeorarán las condiciones de vida de quienes se quedan.

La Alta Comisionada también confirmó en dicho documento lo que su oficina había apuntado en informes previos y que las organizaciones de la sociedad civil venezolanas y las víctimas han denunciado por años a través de todas las instancias.

A continuación, discurso de Feliciano Reyna en el dialogo interactivo:[2]

Señor Presidente, Alta Comisionada Bachelet, gracias por invitarme a este diálogo interactivo, como defensor de derechos humanos que vive y trabaja en Venezuela y parte de una comunidad de más de 200 organizaciones de derechos humanos, autónomas e independientes, que por años hemos resistido las políticas de restricción, intimidación y represalias contra defensores, periodistas, sindicalistas, profesionales y activistas.

Valoramos altamente el informe presentado por la Alta Comisionada y su compromiso con el mandato de velar por millones de personas en Venezuela, cuyas vidas, seguridad, libertades y subsistencia están severamente afectadas por una crisis sin precedentes, y solo cuentan con las instituciones internacionales para obtener la protección y la justicia que no consiguen en el país, advirtiendo sobre la necesidad de resolver sus raíces políticas. Extendemos este reconocimiento al personal de su Oficina que ha supervisado y documentado con rigor y extensamente las violaciones a los derechos humanos en Venezuela.

Durante años, la sociedad civil venezolana ha hecho un titánico esfuerzo para vencer el autoritarismo, la coerción y la desinformación para dar a conocer internacionalmente la realidad de las violaciones a los derechos humanos que sufre la población. Por más de una década, el gobierno no rindió cuenta a órganos de Naciones Unidas, denunció la Convención Americana de Derechos Humanos, no cumplió las sentencias de la Corte Interamericana, ni autorizó las solicitudes de visitas de mandatos independientes y de la Comisión Interamericana.

Desde 2013, 6 órganos de tratados, 10 procedimientos especiales, la Oficina de ACNUDH, la CIDH y más de 100 Estados que intervinieron en el último Examen Periódico Universal de Venezuela, emitieron más de 1.000 recomendaciones, que el gobierno ignoró, para corregir las persistentes violaciones a los derechos humanos, entre ellas una feroz represión feroz contra la disidencia. A partir de 2015, este incumplimiento desembocó en una Emergencia Humanitaria Compleja, cuya existencia aún niega el gobierno del Sr. Nicolás Maduro y sobre la que también guardó silencio la mayoría de las agencias de Naciones Unidas en el terreno.

Es compleja porque tiene origen en factores políticos que socavaron las estructuras del Estado, la economía y el bienestar de la población. Es una emergencia porque, debido al derrumbe de las estructuras, la mayoría de la población está sometida a una situación de arbitrariedad e inseguridad como producto de una violación sistémica de derechos humanos por abusos, privación deliberada y violencia. Y es humanitaria porque, al caer las estructuras, colapsaron las capacidades internas para garantizar las más mínimas condiciones de vida, creando una escala masiva de necesidades humanitarias, que estimamos afecta a más de 10 millones de personas dentro del país, y la crisis de refugiados más grande de la historia de América Latina con más de 4 millones de personas, a las que podrían sumarse 2 millones más en corto plazo.

En fin, la emergencia humanitaria deriva, en gran medida, de políticas y prácticas de las autoridades venezolanas que han escondido datos epidemiológicos sobre la crisis de salud y datos sobre desnutrición, y han también hostigado y hasta detenido a quienes exponen la realidad en el país, incluyendo profesionales de la salud.

Finalmente, la Alta Comisionada, Michel Bachalet aseveró que la presencia de los oficiales de OACNUHD debe ser permitida, ya que así, podrán recopilar datos a las investigaciones. “Debe haber un diálogo con todas las víctimas y así se hizo en su reciente visita y lo refleja el informe”. Mientras que las organizaciones de la sociedad civil continuarán documentando, denunciando y difundiendo para hacer seguimiento y en el mes de septiembre presentar resultados en el próximo debate basado en actualización verbal del Informe según lo ordenado por el Consejo de Derechos Humanos en Resolución 39/1 de septiembre de 2018[3]

[1] Oficial ONU. 04.07.2019 https://www.ohchr.org/EN/HRBodies/HRC/RegularSessions/Session41/Documents/A_HRC_41_18_SP.docx

[2] Declaración de Feliciano Reyna Ganteaume. 05.07.2019. 

[3] Resolución 39/1 de septiembre de 2018. http://ap.ohchr.org/documents/S/HRC/d_res_dec/A_HRC_39_L1_rev1.pdf

Gabriela Buada Blondell / Comunicación y Difusión Acción Solidaria

gbuada@accionsolidaria.info