Compartir

La crisis humanitaria que atraviesa Venezuela en la actualidad ha disparado los casos de muertes en cifras que no respetan ni discriminan por sexo o por edad. La reiterada negativa del gobierno venezolano se ha trastocado en una actitud criminal que niega a los venezolanos los sagrados derechos a la salud y la vida.

En todos los centros asistenciales se ha declarado una emergencia permanente caracterizada por la falta de insumos y medicinas así como de equipos y mas recientemente, motivado a la descomunal diáspora, de personal calificado para atender los casos que se presentan.

Un  promedio de nueve personas mueren diariamente en Caracas por falta de tratamiento para el VIH, según Mauricio Gutiérrez, fundador y vocero de Positivos en Colectivo y miembro de Cambiemos Movimiento Ciudadano, quien advierte sobre la precaria situación de los pacientes seropositivos al celebrarse el Día Mundial de la Lucha contra el Sida según ha reseñado La Patilla.

Estos fallecimientos son absoluta responsabilidad del Estado venezolano, “específicamente del Ministerio de Salud, que ha sido muy opaco, no solamente con las cifras sobre  el VIH, sino también con todos los indicadores de otras enfermedades y epidemias que no salen a la luz desde 2016”, sentenció.

Según cifras anuales internacionales “están bajando los nuevos contagios de VIH. Cada año hay millones de personas en el mundo que están recibiendo la medicación adecuada con los medicamentos antirretrovirales. Sin embargo, en Venezuela no pueden publicar cifras en esos informes, porque no las hay”, denuncia.

Además, el constante cambio en el gabinete de los gobiernos chavistas afecta las políticas públicas, pues en 20 años han cambiado 17 veces a los ministros de salud. “Eso corta con las políticas públicas, rompe con los trámites administrativos para la adquisición de cualquier medicamento, insumo o reparación de hospitales”, señaló Gutiérrez.

También informó que recientemente por mediación de la doctora Regina López, de Onusida, se logró que el gobierno aceptara una ayuda del  Fondo Mundial para la lucha contra el SIDA/VIH, la tuberculosis y la malaria (FMSIDA). Para lograr este acuerdo se contó con la participación de representantes del ministerio de Salud, médicos especialistas y la Organización Panamericana de Salud (OPS).

Con esta ayuda internacional se llegó  a un consenso de pautas para la administración de tratamiento para los pacientes con VIH a través de la OPS, y así realizar la compra de 5 millones de dólares en medicamentos retrovirales. Se tiene previsto que estos donativos lleguen al país en marzo de 2019 y que la medicación alcance para un tratamiento de seis meses para las personas seropositivo.

Aseveró el fundador de Positivos en Colectivo que ni los dirigentes oficialistas ni de la oposición incluyen el tema en sus agendas, por lo que no existe una respuesta asertiva a lo que ocurre desde la Asamblea Nacional o desde el gobierno bolivariano, “ha sido silencio absoluto o buenas palabras”.

Señaló además  que es necesario una “respuesta política ante lo que está ocurriendo” porque  incluye “la salud actual y futura del país”. También se requiere una inversión importante en recursos para atender a los pacientes, realizar un diagnóstico adecuado, prevenir y educar a la población.

Fuente: Venezuela al Día