Compartir

Fecha: 8/jul/2020

Natasha Saturno Siñovky

En el año 2014, un equipo técnico de profesionales pertenecientes a la Universidad Central de Venezuela (UCV), Universidad Simón Bolívar (USB) y Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) lideraron la primera Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) para “ofrecer una radiografía social a escala nacional” de la vida del venezolano. Desde entonces, se realiza de forma anual.

El proyecto surge por la falta de información oficial de los organismos competentes. Y así, en sus seis ediciones, los datos de la ENCOVI se han convertido en un referente nacional e internacional sobre los indicadores de las condiciones de vida de los venezolanos. Algunos de los temas que evalúan son: cobertura de servicios básicos, educación, trabajo, ingresos, pobreza y seguridad alimentaria.

Edición 2019-2020

El día de ayer (7 de julio) los profesores de la UCAB Anitza Freites y Luis Pedro España, presentaron los resultados de la nueva edición de la ENCOVI, que fue llevada a cabo entre noviembre de 2019 – marzo de 2020 y que fue detenida precisamente por el inicio de la cuarentena obligatoria para prevenir el contagio por COVID-19.

Los datos son devastadores, y contemplan una realidad aún sin coronavirus, lo cual, fue advertido por los profesionales en las exposiciones, es de esperar que el impacto de la pandemia empeore los indicadores sociales.

En los resultados se estiman que desde 2017 han salido alrededor de 1 millón de personas del país, para 2019 serían 3 millones de venezolanos que han tenido que abandonar sus hogares principalmente en busca de trabajo (82,8%), la Emergencia Humanitaria Compleja (EHC) ha colocado el ingreso promedio de los hogares venezolanos apenas en 0,72USD por día, lo cual, está a menos de la mitad del índice de pobreza extrema que establece el Banco Mundial (1.90$ por día).

Vale destacar que un 0,5% de esta migración ha sido por motivos de salud, eso es al menos unas 15.000 personas que han debido migrar sólo en 2019 por falta de bienes y servicios de salud.

Ahora, otro dato demoledor y contundente, es que el 96% de los hogares venezolanos se encuentran en situación de pobreza de ingresos, el Prof. España aclaró que hay diferentes dimensiones de la pobreza y que la peor es la pobreza crónica que afecta a 41% de los hogares.

De lo anterior se deriva que el 79,3% de los venezolanos no pueden cubrir la canasta básica alimentaria, colocando a 74% de los hogares en Inseguridad Alimentaria (IA) de tipo Moderado o Grave, lo peor, solamente 3% de los venezolanos se encuentra Sin Inseguridad Alimentaria (SIA), este indicador disminuyó considerablemente en comparación con el 2018 donde 10% de los hogares se encontraba SIA.

A pesar de que para esta edición y la anterior estuvo ausente la sección de salud y mortalidad, no es difícil suponer la situación actual de salud en la población con un Sistema Público de Salud que arrastra años de deterioro y con 68% de la población sin seguro médico (ENCOVI 2017).

El panorama que nos depara es ensombrecer, no es difícil predecirlo cuando a estos datos debe agregarse el impacto de la pandemia de COVID-19. Lamentablemente, el tsunami de la EHC llegó para quedarse, y ya vamos por la tercera ola.