Compartir

Por Naiguel J. Baspe

El Observatorio de Conflictividad Social (OVCS) registró 8.448 protestas en 2020 en todo el país. El mes que tuvo el índice más alto fue octubre que, aunque disminuyeron las manifestaciones por gasolina, aumentaron las relacionadas con gas doméstico entre otras.

En el mes de septiembre del 2020, Eudis Girot, director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), alertó sobre la paralización de la producción de gas doméstico y de su distribución a través de cilindros en toda Venezuela. Girot advertía que la producción de gas estaba técnicamente paralizada en la planta de fraccionamiento en Criogénico de José, en el estado Anzoátegui, sin embargo para la fecha solo se trabaja con el 10% de la demanda diaria.

El Observatorio Venezolano de Servicios Públicos afirma que 93% de la población usa gas para cocinar y 74% depende de la recarga del cilindro individual de propano. En Venezuela hay dos tipos de gas para cocinar: propano y metano. El segundo llega por tuberías, mientras que el primero se recibe en bombonas. Y 89% de la población depende de las bombonas de propano.

La ausencia de gas también llegó a las poblaciones penitenciarias.

El inicio de este  no ha estado exento de las largas filas y protestas en diferentes poblaciones del país en busca de tan importante servicio público. Al menos 500 familias del barrio La Granja en San Félix, estado Bolívar, protestaron este 5 de enero para recordarles a las autoridades locales que  tienen un año sin servicio de gas doméstico, los afectados aseguraron que en todas las viviendas abandonaron las cocinas convencionales y ahora hacen fogones en los patios de sus casas. Agregaron además que en las localidades de Ciudad Guayana y Ciudad Bolívar, una bombona de gas pequeña comprada en el mercado negro tiene un costo de 30 USD. Sin embargo, en las zonas mineras, llenar un cilindro equivale a 1.5 gramos de oro, el equivalente a un poco más de 50USD.

Los familiares de los reclusos del Centro de Formación Hombre Nuevo El Libertador, en Carabobo, protestaron a las puertas de la prisión este 2 de enero, manifestando su descontento por las condiciones en las que están los privados de libertad. Cerraron por algunos minutos la vía principal hacia el recinto para llamar la atención de las autoridades y pedir que se garantice la alimentación de los reclusos, luego de que el 1ero de enero se registrara un motín y situación irregular por parte de los mismos.

Según los datos aportados por los familiares dentro del centro penitenciario suman los 10 meses sin gas doméstico y tampoco se busca medidas alternativas para realizar la comida de los reclusos, denunciaron que cuando es enviada de otros lugares los custodios venden la comida ya preparada por sumas considerables de dólares.

De igual manera la sociedad civil ha denunciado la poca vigilancia que se tiene en el uso de centro de llenados clandestinos, el manejo ligero de las bombonas de gas así como el la tala indiscriminada y posible incididos como consecuencia del uso de leña como método alternativo de cocción para la comida. Tal es el caso de las cifras de por lo menos, 43 heridos que dejó la explosión de 150 bombonas de gas doméstico en una comunidad del Municipio Piar, Caño de Los Becerros, de la parroquia Chaguaramal, del estado Monagas. El hecho ocurrió el 28 de diciembre de 2020 mientras los habitantes hacían filas para recargar gas. En dicha cifra se incluyen 12 niños, niñas y adolescentes.

Familiares de los pacientes quemados por la explosión solicitaron el traslado de los niños y los adultos en condiciones más delicadas a clínicas privadas, donde les presten mejor atención médica. Este viernes, 1 de enero de 2021, expresaron su preocupación por el caso de los cinco niños recluidos en el área de pediatría y los adultos que fueron trasladados de trauma shock a caumatología.

El Observatorio Venezolano de Servicios Públicos, reportó la escasez de gas doméstico como uno de los servicios más ausentes durante el 2020 además de traer grandes consecuencias colaterales para los hogares venezolanos.

¿Cuáles son las consecuencias de cocinar con leña?

Betulio Chacín, presidente de la Sociedad Venezolana de Neumonología y Cirugía Torácica (Sovetorax), advirtió que el humo que produce la quema de leña es aún más perjudicial que el de cigarrillo, por lo que todas las consecuencias asociadas al tabaco incrementan con la exposición a este humo.

“Cocinar con leña en un ambiente cerrado es como estar dentro de una cámara de gas, porque quemar la madera produce miles de partículas tóxicas que quedan en el aire. Si se hace en espacios abiertos es menor la concentración, pero de todos modos es demasiado para el ser humano si se prolonga esta práctica en el tiempo” a lo que agregó también que es recomendable, en primer lugar, no exponer a los niños pequeños a esta práctica, debido a que sus sistemas respiratorios son más sensibles. Además están más propensos a quemarse o tener accidentes por desconocer el peligro que representa.

Es menester recordar que no solo es fuente de energía para muchos, con su ausencia los problemas de nutrición y alimentación de la población se agudizan. El Estado venezolano debe dar una respuesta oportuna pero además suficiente, en las últimas semanas a través de los planes cayapa (planes de distribución de gas doméstico por parte del Estado) hemos evidenciado largas colas donde muchas veces no es suficiente la cantidad de suministros para cubrir las necesidades de todos los que asisten además donde no se cumplen con las medidas de bioseguridad por COVID-19.