Compartir

Entre 2016 y octubre de 2017, se han logrado distribuir 1.668 cajas de medicinas, insumos, alimentos y otros productos (pañales, ropa, sábanas), con un peso total aproximado de 38.000Kgs (38 toneladas). Además, se realizaron 12.226 donaciones directas de medicinas y 10.667 por medio de organizaciones aliadas de Acción Solidaria

“La capacidad de solidaridad, de movilización, de compromiso, y de creatividad que hay frente a la emergencia humanitaria que se vive en Venezuela es gigantesca y Acción Solidaria, con el programa Acción Humanitaria, es el reflejo de la cantidad de gente que se pregunta qué hacer y cómo puedo ayudar”, destaca el presidente de la ONG, Feliciano Reyna, al señalar cuál es el principal motor que tiene la organización para continuar llevando a cabo su labor desde hace más de 20 años.

En una Venezuela sumida en crisis económica, social, política, con una gravísima escasez de medicamentos e insumos, así como una alta migración de personas sin precedentes; aún sigue en pie la organización Acción Solidaria, que ha llevado atención médica, psicológica y jurídica a las personas con VIH – Sida y, desde 2014, apoya con medicamentos e insumos donados desde muchas partes del mundo a quienes tienen alguna enfermedad crónica.

Acción Solidaria es una asociación civil sin fines de lucro, fundada en octubre de 1995 con la misión de contribuir a reducir el impacto social de la epidemia del VIH, en Venezuela y otros países de habla hispana, ofreciendo respuestas integrales en las áreas de prevención, atención e incidencia pública, enmarcadas dentro del reconocimiento, respeto, protección y atención a los derechos humanos de las personas con VIH, sus parejas y familias.

Con 20 personas laborando permanentemente en el Centro de Servicio Comunitario de Acción Solidaria, 26 organizaciones aliadas (entre las que se encuentran las integrantes de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y a la Vida, Codevida) y 17 entes beneficiados; la ayuda humanitaria movilizada desde el exterior para toda Venezuela continúa siendo un aliciente importante para quienes sufren las consecuencias de la grave situación que enfrentan las y los venezolanos.

Además, un equipo de especialistas médicos, bioanalistas, psicólogos y abogados atienden a las personas que requieran cualquier tipo de evaluación, asesoría o tratamiento para las enfermedades crónicas que se ha hecho mucho más difícil abordar a través de los centro y programa de salud locales.

Acción Humanitaria

Desde el inicio de la organización, muchos venezolanos y venezolanas que viven en el extranjero o que viajan constantemente hacia el país han creado una red “impresionante de solidaridad, que se convirtió en un puente de voluntarios que todas las semanas iban a Miami (Estados Unidos) a comprar los medicamentos especializados en un hospital dirigido por religiosas, que cuenta con una de las mejores unidades para atender a personas con VIH, quienes eran básicamente hombres homosexuales”.

En los dos primeros años de trabajo, las y los voluntarios y miembros de Acción Solidaria lograron traer los tratamientos para 300 personas, entre los que se encontraban 20 adultos y 16 jóvenes a quienes se les benefició con una beca para entregarles las medicinas de forma gratuita.

Entre 2016 y octubre de 2017, se han logrado distribuir 1.668 cajas de medicinas, insumos, alimentos y otros productos (pañales, ropa, sábanas), con un peso total aproximado de 38.000Kgs (38 toneladas). Además, se realizaron 12.226 donaciones directas de medicinas y 10.667 por medio de organizaciones aliadas.

Estas donaciones han sido enviadas desde 42 ciudades de 17 países, donde organizaciones aliadas y voluntarios realizan colectas de insumos y medicinas para las personas con enfermedades crónicas en Venezuela. Sin embargo, la burocracia e inconvenientes impuestos por las autoridades en el país han hecho que el traslado de los paquetes sea cada vez más complicado.

Las personas que necesiten medicamentos para enfermedades crónicas o deseen realizar donaciones de insumos, pueden comunicarse al teléfono del Centro de Información Nacional VIH/Sida al (0212) 9522009, así como pueden escribir al correo electrónico info@accionsolidaria.info

Coalición para la garantía de la vida

Debido a las interrupciones en la distribución de los tratamientos de alto costo por parte del Ministerio de Salud y sus dependencias, un grupo de organizaciones no gubernamentales enfocadas en la defensa y exigencia de los derechos a la salud y a la vida se unieron (desde qué año) para articular soluciones en beneficio de las personas con enfermedades crónicas.

Reyna, quien también es cofundador de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y a la Vida (Codevida), relata que esta alianza “nació del encuentro entre las personas afectadas por diferentes condiciones de salud crónica y quienes estamos al frente de organizaciones de la sociedad civil, en especial, durante las protestas públicas en las que nos enviaban de un sitio a otro sin obtener respuestas por parte del Ministerio de Salud y del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS)”.

Por ello, las y los defensores y activistas se organizaron con el fin de que “no haya posibilidad de manipulación entre unos y otros por parte de las autoridades, quienes no nos daban, y siguen sin darnos, una respuesta común”, explica Reyna.

“Una de las cosas más importante es la organización y las actividades públicas. Hemos realizado asambleas y producido declaraciones públicas que hacemos llegar a órganos del Estado para hacer solicitudes y exigencias”, destaca.

Entre las organizaciones que participan en Codevida se encuentran Acción Solidaria, Amigos Trasplantados de Venezuela, Asociación Venezolana de Amigos con Linfoma, Asociación Venezolana para la Hemofilia, Funcamama y SenosAyuda.

Reyna subraya que el trabajo en conjunto de estas organizaciones ha permitido estructurar informes que han sido llevados a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a los dos Exámenes Periódicos Universales (EPU) del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), así como se han presentado ante los Comités de Derechos Económicos y Culturales, y al de Derechos Humanos para dar testimonio sobre la represión contra el al derecho a la manifestación, en situaciones de escasez de medicamentos.

Trabajo por la gente

“Siempre ha habido momentos de comunicación con personas que están dentro de la estructura del Estado, pero se ha vuelto cada vez más difícil contactarlos”, señala Feliciano Reyna, quien recuerda que hace décadas los diálogos con todas las autoridades del Estado eran más frecuentes.

Reyna recuerda el reconocimiento que hizo el exministro de Salud, Gilberto Rodríguez Ochoa (1999 – 2001), al derecho de las personas con VIH – Sida a tener acceso a tratamiento antirretroviral, luego que para entonces, la Corte Suprema de Justicia (actual Tribunal Supremo de Justicia), emitiera varias sentencias al respecto.

Además, el defensor enfatiza que “la interlocución con el Estado no solo ocurre con el Ejecutivo Nacional, ya que existen instancias regionales y, además se encuentran los ámbitos de salud regional y local, que forman parte de las estructuras del Estado. Por eso, creo importantísimo acercarse a ellos desde la posición de sujetos de derechos, no desde quien va a pedir un favor”.

Con respecto a su participación en los diálogos políticos que se llevaron a cabo en República Dominicana, entre 2017 y 2018, Reyna lamenta que no haya sido posible concretar acciones que permitan solucionar la emergencia humanitaria que se vive en el país.

“Desafortunadamente ha habido una manipulación de la idea de lo humanitario, se ha desvirtuado lo que eso significa”, señala el defensor de derechos humanos, quien insiste en que “cuando llegamos a una situación como esta, de emergencia humanitaria, es claro que se requieren decisiones eficaces y concretas de quienes están en lo más alto del Estado para revertir la situación y mitigar el sufrimiento que han generado políticas erradas”.

Fuente: Luis Miguel Alvarenga / Amnistía Internacional Venezuela