Compartir

Naiguel Baspe

De acuerdo con datos del Centro Nacional de Información de Acción Solidaria, en el mes de junio se entregaron 314 medicamentos asociados a la diabetes como parte de su programa de Acción Humanitaria. La Metformina se ubicó entre los cinco primeros medicamentos más solicitados durante el primer semestre del año. En este tiempo se entregaron 1.650 donaciones. 

El tratamiento que es entregado a cada beneficiario equivale a un mes, la dosis por cada uno varía dependiendo de las indicaciones del médico tratante, no obstante, algunas personas pueden llegar a consumir hasta 3 veces al día en presentaciones de 500, 850 y 1.000 miligramos.

En medio de la Emergencia Humanitaria Compleja (EHC) por la que atraviesa el país, las personas que viven con diabetes deben buscar cada vez más alternativas para poder costear los gastos de su tratamiento y mantener controlada esta condición crónica. 

Según datos obtenidos de la cadena de farmacias Farmatodo, una caja de 30 pastillas de Metformina en presentación de 1.000 miligramos oscila entre 40 y 43 millones de bolívares, lo que representa entre 5 y 6 dólares, aplicando la tasa de cambio del día del Banco Central de Venezuela. En el caso de las personas insulino requirientes, una ampolla de 10 mililitros de insulina tiene un costo de 143 millones de bolívares, es decir, unos 38 dólares. 

La ONG CONVITE estima que 86% de la población de la tercera edad en el país recibe la pensión por vejez o jubilación, pero que el monto en bolívares equivale a tan solo cuatro dólares por mes. Además, asegura que las morbilidades de esta población son, sobre todo, diabetes e hipertensión, situación que se complica aún más por la mala alimentación y falta de medicación.

La Sociedad Venezolana de Medicina Interna  indica que la Federación Internacional de Diabetes (IDF) estimó que su prevalencia en Latinoamérica era de 9,2% entre adultos de 20 a 79 años, De los 371 millones de adultos y adultas que viven con diabetes en el mundo, 26 millones (7%) residen en Latinoamérica. En Venezuela se ha reportado una prevalencia del 6,5% sin embargo algunos expertos opinan que afecta hasta un 10% la población.

Desde el comienzo de la pandemia del SARS-Cov-2, se ha advertido que las personas más vulnerables son quienes presentan enfermedades crónicas, como la diabetes. De hecho, desde marzo, la IDF ha publicado informes que señalan que para las personas que la padecen, el coronavirus “puede ser más difícil de tratar». .

El Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) es el encargado y garante de la distribución de medicamentos para condiciones de salud crónica, sin embargo, las personas con diabetes que son insulinodependientes denuncian los embates de esta escasez. Por ello el gobierno de Nicolás Maduro anunció en la primera semana de abril que junto a  la empresa rusa de biotecnología Geropharm acordaron la producción de medicamentos de insulina, que se fabricarán dentro del territorio venezolano durante el periodo 2021-2026.

El convenio suscrito con el Ministerio para la Salud se ejecutará en la planta respectiva de la sede de la Empresa Socialista para la Producción de Medicamentos Biológicos (Espromed Bio), ubicada en Caracas.

El problema no se limita a la disponibilidad de tratamiento para la diabetes, sino también abarca la falta acceso a alimentos para mantener una dieta balanceada. Así, Impereria Brajkovich vicepresidenta de la Sociedad Venezolana de Endocrinología y Metabolismo, sostiene que en el país tras la emergencia económica y los bajos sueldos, es imposible llevar una dieta balanceada que evite los altos niveles de glucosa.

Según los últimos datos de la OMS, publicados en 2018, las muertes causadas por Diabetes Mellitus en Venezuela han llegado a 14.933 (9,04% de todas las muertes). La tasa de mortalidad por edad es de 57,30 por 100,000 personas de población. El país ocupa el lugar número 28 en el mundo.

Programas como los de Acción Solidaria son vitales para paliar los efectos de la EHC, sin embargo, no son suficientes para la atención de todas las personas afectadas. Es por esto que son requeridas acciones más concretas, que permitan el desarrollo de más programas de ayuda a la población vulnerable, así como la atención de las causas estructurales de la EHC venezolana.