Compartir

Según un nuevo análisis de los resultados del estudio iPrEx, publicado en la edición digital de Journal of Infectious Diseases, el uso de profilaxis preexposición (PPrE) con Truvada® (tenofovir/emtricitabina) por parte de hombres que practican sexo con hombres (HSH) o mujeres transexuales, no incrementaría el riesgo de desarrollo de virus resistentes en el caso de tener lugar la transmisión del virus. Este hallazgo es importante, ya que el desarrollo de este tipo de resistencias comprometería las opciones terapéuticas de inicio de tratamiento y, por ello, la utilidad del medicamento como PPrE.

Sin embargo, sí que se detectó el desarrollo de resistencias en personas las cuales, sin saberlo, se encontraban en fase de primoinfección en el momento de iniciar la PPrE. Este hecho pondría de manifiesto la necesidad de, en el caso de optar por esta aproximación preventiva, acompañarla de la realización rutinaria de pruebas del VIH para evitar que, en el caso de tener lugar la transmisión del VIH, la persona tome de forma continuada una coformulación tenofovir/emtricitabina que, sin combinarse con un tercer fármaco, constituye una terapia subóptima capaz de permitir que el virus mute y adquiera resistencias.

La población del estudio iPrEx, del cual se publicaron los resultados años atrás (véase La Noticia del Día 22/03/2014) estaba formada por 2.499 personas que fueron distribuidas aleatoriamente a recibir tenofovir/emtricitabina o placebo.

En total, en el estudio se diagnosticaron un total de 141 infecciones por VIH, entre las cuales se identificaron 10 casos de infección primaria no detectada en el momento de la inclusión. Dos de dichos diez casos tuvieron lugar en el grupo que tomaba tenofovir/emtricitabina. Ambas personas desarrollaron virus con mutaciones de resistencia a emtricitabina.

Excluidos estos diez casos del análisis, de las 131 seroconversiones, cuarenta y ocho tuvieron lugar entre personas que tomaban tenofovir/emtricitabina. Ninguna de estas personas presentaba virus con mutaciones que afectaran a la susceptibilidad del VIH a cualquiera de los dos fármacos, aunque en dos casos existían mutaciones menores de resistencia a emtricitabina a muy baja concentración (<1,0%).

El principal problema de desarrollar mutaciones de resistencia a tenofovir y/o emtricitabina es que ambos fármacos se encuentran en la mayoría de combinaciones de antirretrovirales de primera línea y ello alteraría notablemete la secuencia de selección de fármacos. Por ello, los resultados del presente estudio indican la necesidad de que, en el caso de optar por la estrategia de la PPrE, que aún genera cierta controversia por su aún discutida coste-efectividad, sería importante implementar un adecuado programa de pruebas de detección de la infección por VIH que permita minimizar –en el caso de transmitirse el virus- el desarrollo de mutaciones de resistencia.

Autor: Francesc Martínez

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencia: Liegler T et al. HIV-1 drug resistance in the iPrEx pre-exposure prophylaxis trial. J Infect Dis, online edition, 2014.

Fuente: La Noticia del día www.gtt-vih.org