Compartir

Naiguel J. Baspe

El 21 de febrero se cumplieron tres años desde que La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó la Medida Cautelar 1039-19 en agosto del 2017 para los niños, niñas y adolescentes del servicio de Nefrología del Hospital de Niño “J.M De Los Rios.

Estas medidas, son las primeras garantías de tipo estructural otorgadas al país en materia de salud, puesto que la misma beneficia a la estructura hospitalaria y se ve en los 3 niveles que pueden los NNA hacer uso de ella, a saber: el área de consultas, el servicio de diálisis y el servicio de hospitalización. En todos los anteriores los principales beneficiados son los NNA, sin embargo con ellos están las mujeres cuidadoras, quienes también sufren los embates de las EHC.

El 98% de las personas que cuidan a los NNA hospitalizados en el Hospital, son Mujeres, quienes son garantes del cuidado y protección de aquellos. Prepara Familia sostiene que el 85% de los usuarios del servicio de nefrología, provienen de regiones fuera de Caracas, puesto que el JM De Los Ríos, es el único centro hospitalario del país especializado en atención pediátrica para la atención de NNA con condiciones renales. Es el único centro de salud que cuenta con una máquina de hemodiálisis apta para bebés de 10 meses.

El impacto de la pandemia ha afectado igualmente el acceso al Hospital. Los usuarios de otras regiones del país, no cuentan con los recursos suficientes para poder pagar traslados a Caracas, por lo que deben recibir fondos a través de donaciones canalizadas por Prepara Familia, para poder llegar, todo esto, sumado a la crisis de combustible en el pais.

Las Mujeres cuidadoras deben enfrentarse en su estadía en el centro de salud a diversas ausencias la falta de pensiones para dormir, sustento económico y alimentación. Cabe destacar que desde abril de 2018, y por decisión de la Dirección del Hospital, fue suspendido el beneficio de alimentación para las madres y mujeres cuidadoras tras las protestas que realizaban a las afueras del centro de salud, en la actualidad aún no ha sido restituido este beneficio.

Katherine Martínez, Directora de Prepara Familia,  sostiene que, en el cotexto de pandemia y cuarentena, están haciendo las gestiones necesarias para  que las mujeres cuidadoras también sean consideradas como población prioritaria en la aplicación de vacunas, pues sus períodos de estancia en el recinto hospitalario pueden ser superiores a los 6 meses debido a la hospitalización de sus hijos.

Aunado a lo anterior, la falta de reactivos exige a las madres la realización de estudios especializados en centros privados, cuyos costo oscilan entre los 30 y 150 dólares. Muchos de estos pagos deben ser canalizados mediante donaciones privadas. 

Katherine Martínez apuntó igualmente, que desde el equipo de Prepara Familia en asociación con otras organizaciones, han procurado dotar a las mujeres cuidadoras de materiales de bioseguridad así como indumentarias para su salud menstrual, ya que el hospital no cuenta con las medidas sanitarias mínimas, ya que en muchas ocasiones no tienen acceso ni siquiera a agua, para su aseo personal. Otra gran realidad a la que se someten las mujeres cuidadoras, es no contar con los recursos suficientes para poder trasladarse de regreso a sus hogares, una vez que ha finalizado la hospitalización de sus niños. Asimismo, las condiciones generales de transporte hacia y en la ciudad, no son las mejores, puesto que solamente pueden hacerlo a través de transporte superficial, sometiendo a los NNA a largas horas de viajes, en vías deterioradas y en unidades de transporte con un número elevado de personas, todo lo cual puede contribuir negativamente en la salud de los niños que requieren atención.  

Tras el silencio por parte del Estado a las problemáticas de los NNA y mujeres cuidadoras del Hospital de Niños J.M De Los Ríos, estas últimas han creado un comité de víctimas conformado incluso con las madres de los niños que han fallecido producto de esta situación. Su norte es pedir justicia y exigir la aplicabilidad de las recomendaciones para mejorar la calidad de vida e incluso de estadía en este importante centro hospitalario.