Compartir

El pasado 11 de febrero desde la cuenta de la organización de sociedad civil Acción
Solidaria, se hizo el lanzamiento formal de la campaña que pretende recaudar fondos
para apoyar con fórmula infantil a 25 mujeres embarazadas con VIH/sida que se
encuentran en situación de vulnerabilidad.

El objetivo es que estas futuras madres puedan dar alimentación complementaria a sus
bebés por tres meses completos para evitar el riesgo de transmisión vertical del virus
durante el período de lactancia. Las formas de apoyar son a través del GoFundMe o de la
cuenta de Wells Fargo dispuesta por las organizaciones.

¿Qué es la transmisión vertical del VIH?

Se le dice así a la transmisión del virus de VIH que puede ocurrir de la madre al hijo
durante el embarazado, el parto o el período de lactancia materna, de acuerdo a la
Organización Mundial para la Salud (OMS) en ausencia de cualquier intervención, la tasa
de transmisión puede ser entre 15% a 45%.

Sin embargo, con medidas eficaces como acceso y adherencia al tratamiento antirretroviral, monitoreo del embarazo, cesárea y alimentación complementaria estas tasas pueden reducirse y prevenir que la nueva vida adquiera el virus.

Es importante destacar, que las tasas de transmisión vertical son ínfimas en los casos donde las mujeres embarazadas con VIH tienen adherencia idónea al tratamiento antirretroviral y su carga viral se encuentra indetectable, sin que sea necesario el parto o la alimentación complementaria.

¿Por qué apoyar a mujeres embarazadas con VIH?

La Emergencia Humanitaria Compleja que atraviesa Venezuela ha colapsado los servicios de salud para la población, y las mujeres embarazadas son de las poblaciones afectadas con mayor vulnerabilidad (HumVenezuela 2020) debido a que el 82% de los hospitales públicos hay escasez de insumos quirúrgicos y reactivos de laboratorio, así como 50% de escasez de insumos básicos y medicamentos, a esto, se le suma la pérdida o deterioro de la atención obstétrica.

Adicionalmente, al menos 1 de cada 4 personas con VIH sufren discriminación en centros de salud a nivel mundial, en Venezuela, la cifra aumenta a 1 de cada 2 personas. Lo anterior, empeora si es una mujer embarazada, a la cuales, se les obliga adquirir unos kits especiales de bioseguridad para su atención, los cuales, son ilegales de acuerdo al artículo 20 #1 de la Ley para la promoción y protección del derecho a la igualdad de personas con VIH/sida.

Además, en Venezuela el acceso a tratamiento antirretrovirales (TAR) es universal, gratuito y responsabilidad del Estado. Sin embargo, desde mediados de 2016 no se han firmado órdenes de compra con el Fondo rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para adquirir estos medicamentos. Lo que llega al país es principalmente el antirretroviral TLD a través de donaciones del Fondo Mundial para la lucha contra el VIH/sida, la tuberculosis y la malaria, y organizaciones como la RVG+, Acssi y Mavid han alertado que a pesar de que estas donaciones han salvado vidas no son suficientes para saldar la brecha con la Emergencia Humanitaria Compleja (EHC).

En el informe “Viacrucis de las personas con VIH en Venezuela” (2020), donde se realizó un monitoreo de la situación de personas con VIH en el país, se encontró que en algunos casos a las mujeres embarazadas con VIH se les entregó la Zidovudina vencida (Zulia) y en otros casos, no se les pudo entregar por desabastecimiento (Barinas, Carabobo y Táchira). La Zidovudina se utiliza para evitar la transmisión vertical en el momento del parto, de acuerdo al protocolo ACTG-076. 

En el mismo monitoreo se encontró que a pesar de que los protocolos médicos recomiendan las cesáreas para mujeres embarazadas con VIH, la mayoría de los centros de salud públicos estudiados realizaron partos vaginales. Esta es una de las consecuencias más evidentes del deterioro de los servicios de salud y de la escasez de insumos y medicamentos.

Adicional, durante el período de lactancia el riesgo de transmisión de acuerdo a un estudio puede ser de 14% (Coutsoudis, A. et all), el cual, se previene con la alimentación complementaria. Sin embargo, en Venezuela el costo de una lata de fórmula de 400gr se encuentra entre 10USD a 30USD, cuando el salario mínimo apenas alcanza los 2USD mensuales.

Todo este difícil contexto deja en especial situación de vulnerabilidad a las mujeres con VIH embarazadas, y para las cuales se ha diseñado la nueva campaña de #ConEllas.

Sobre la Alianza #ConEllas

La plataforma #ConEllas nace a principios del año pasado (2020) por el interés de cinco organizaciones de sociedad civil (Cepaz, Funcamama, Unión Afirmativa, Prepara Familia y Acción Solidaria) de visibilizar el impacto diferenciado que la Emergencia Humanitaria Compleja en Venezuela está causando en las niñas, adolescentes y mujeres en el marco de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas, así como, fortalecer los programas humanitarios que llevan adelante y que solamente en 2019 apoyaron directamente a más de 90.000 mujeres.

Estas organizaciones trabajan empoderando a mujeres: de base, con condiciones crónicas de salud como el cáncer y el VIH, de la comunidad LGBTIQ+ y cuidadoras del Hospital JM de los Ríos. Más adelante en el camino se suma a la alianza la organización Uniandes que trabaja apoyando a mujeres en situación de movilidad humana (migrantes, desplazados, retornados y de migración pendular).

Desde formada la Alianza se han realizado 4 campañas donde se han recaudado más de 7.000USD. Con estos fondos hemos podido apoyar a 250 madres cuidadoras del Hospital JM de los Ríos con productos de protección personal (4 mascarillas, 2 jabones y 1 gel antibacterial) para que puedan seguir cuidando a sus hijos en medio de la pandemia de COVID-19, además, se han comprado y entregado 400 copas menstruales para fortalecer la higiene menstrual de mujeres en situación de vulnerabilidad y se pagaron 25 mamografías para mujeres con sospecha de cáncer de mama.