Compartir

Unión Afirmativa se constituye legalmente el 24 de noviembre de 2000 con el propósito de hacer realidad en Venezuela la aplicación de los estándares internacionales de protección a personas homosexuales contra la discriminación por razón de su orientación sexual, en la actualidad continúa siendo la voz incansable de los derechos LGBTI en el país


La Asociación Civil Unión Afirmativa de Venezuela es una organización sin fines de lucro que desde 2002 tiene el objetivo de promover el conocimiento y la aplicación de los estándares internacionales de derechos humanos que protegen a las personas frente a la discriminación por orientación sexual. «En particular, promovemos la protección legal de las parejas del mismo sexo, según las recomendaciones emanadas por distintos órganos del sistema universal de protección de los derechos humanos y del sistema interamericano”, así lo indicó Quiteria Franco, coordinadora general de la ONG.

Una organización que no solo busca el reconocimiento legal de las relaciones entre personas del mismo sexo y de las familias homoparentales si no que trabaja por los derechos de las personas LGBTI, la protección a las personas trans e intersex y a las mujeres contra la violencia de género. Siendo además, la única Organización No Gubernamental de minorías sexuales que ha conseguido una decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) sobre derechos de este grupo social a través de la Sentencia 190-2008. Igualmente, logró la inclusión del registro de parejas del mismo sexo en el censo poblacional del año 2011.

Su trayectoria les ha permitido llevar la bandera LGBTI en alto y les ha dado el reconocimiento en Venezuela de ser una organización clave en cuanto a la exigibilidad de derechos de esta población.

“Originalmente, buscamos de manera puntual el reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo y todos los derechos que derivan de esa unión civil. Poco a poco hemos ido ampliando nuestras actividades y hoy en día hacemos investigación, documentación y denuncia sobre la situación de los derechos humanos de personas LGBTI, activismo e incidencia nacional e internacional”, explicó la defensora.

La crisis también afecta los derechos LGBTI 

La crisis de derechos humanos que se vive en Venezuela ha hecho que las personas LGBTI sean aun más invisibilizadas. Los temas de las agendas políticas son coyunturales y generalizados sin la diferenciación de géneros y muchas veces esto es visto como “problemas de primer mundo” o que se pueden resolver después. Frente a esta barrera, Unión Afirmativa aspira y trabaja para que la actual situación lleve a los ciudadanos a reflexionar sobre las consecuencias de la discriminación.

“Hemos visto como más de la mitad de la población ha sido discriminada debido a su preferencia política, y cada individuo ha padecido las consecuencias de esa discriminación a quien piensa contrario al gobernante de turno. Así como el privilegio otorgado a miembros de la clase dominante en perjuicio de todo aquel visto como una persona opositora o simplemente crítica. De tal manera, resulta absurdo e incomprensible que se siga discriminando a otras personas debido a su orientación sexual, identidad o expresión de género, por su color de piel, por su aspecto físico, por alguna discapacidad o cualquier otra razón”.

Para la organización también es importante reorientar sus acciones y actividades para tratar de coadyuvar en llevar una respuesta a la población que padece la Emergencia Humanitaria Compleja. Sin dejar de señalar que es responsabilidad del Estado velar por el bienestar de sus ciudadanos. Sin abandonar la defensa de los derechos humanos, una acción no excluya a la otra y, de hecho, ambas están estrechamente relacionadas.

“El Estado venezolano ha fallado en su obligación de protección a sus ciudadanos, violando derechos humanos de manera directa o indirecta, por lo tanto, las organizaciones debemos denunciar esta situación y al mismo tiempo ayudar en lo que sea posible a aliviar el sufrimiento de la población, en particular las personas LGBTI quienes la padecen de manera diferenciada”, dijo Franco.

Hacia la reconstrucción y el respeto a las diferencias

En Unión Afirmativa la labor de formación, capacitación y educación sobre derechos humanos debe ser permanente, eso es algo que impulsan desde todos los espacios.

“La educación formal debe ser repensada, re-estructurada y modernizada, a una más abierta, con enfoque de derechos humanos y perspectiva de género. Debemos formar ciudadanos conscientes de sus derechos, pero también de sus obligaciones y responsabilidades. La sociedad venezolana debe pasar por un proceso de modificación, necesitamos una sociedad en la que prevalezcan como dos principios fundamentales la igualdad y la no discriminación. Los valores deben estar apegados a lo ético en lugar de lo moral”, indica la coordinadora general de la organización para hablar de cómo podemos transitar hacia una nueva sociedad en la que la discriminación y la corrupción sean rechazadas por todos de manera unánime.

Finalmente, la activista señala que la mejor manera de apoyar a Unión Afirmativa es asistiendo a las actividades que realizan de manera permanente, seguirlos por las redes sociales y compartir la información sobre el trabajo que hacen con cualquier persona que quiera o pueda necesitar aprender sobre sus derechos.

Fuente original: Amnistía Internacional Venezuela / Gabriela Buada Blondell