Compartir

El 31 de Agosto de 1997, en el tunel del l´Alma en la ciudad de Paris, falleció la Princesa Diana de Gales, uno de los íconos más grande del altruismo y cara de la lucha contra la discriminacion de personas con VIH/Sida, en la década de los 80 y 90

Diana Spencer, joven aristócrata londinenese, quien en en 1981 contrae nupcias con el príncipe heredero de la corona Británica Carlos de Gales, se convierte en la Princesa de Gales, y con ello ganaba el derecho de ser la reina consorte de Reino Unido, una vez que su esposo ascendiera al trono.

Diana como Princesa de Gales, dedicó sus años de reinado al igual que los posteriores a su divorcio, a la beneficiencia de más de 100 asociaciones, entre ellas destacan la erradicación de minas antipersonas, la pobreza en países africanos, la ayuda a niños huérfanos en Bosnia, la asistencia a mujeres y niños del genocidio en Ruanda; pero indudablemente a la que más dedicó su tiempo y acciones, fue a la lucha por la erradicación de la discriminacion y ayuda a personas con VIH/Sida en Londres, en una década donde esta condición de salud era considerada una enfermedad letal.

En la década de 1980, cuando muchos creían que este virus podía transmitirse por el contacto piel – piel, la princesa de Gales fue el primer miembro de la familia real británica en tener contacto y ser fotografiada con una persona con VIH/sida.

De hecho, la fotografía de Diana visitando el Hospital Middlesex en Londres, en 1987, es icónica. En la misma se le puede ver saludando de la mano a un hombre con VIH. Ese día, un famoso especialista que estuvo presente durante la visita, comentó: “Un apretón de manos de Diana vale por cientos de miles de nuestras palabras”.

En un discurso se le oyó decir a la propia Diana que: “El VIH no hace que sea peligroso conocer a las personas, así que puedes estrecharles la mano y darles un abrazo. El cielo sabe que lo necesitan”. Acompañado de su discurso, se recuerda siempre su gesto de retirarse los guantes de seda antes de saludar a las personas con VIH/sida, accesorio que era obligatorio para esa época y que debía ser utilizado por las mujeres de la realeza británica, en sus visitas oficiales.

Harry, hijo de Diana dedicó un discurso a la labor de su madre en el 2017, al recibir un premio en su memoria, por el trabajo en la prevención y concientización del VIH/sida, donde dijo que su madre «sentía la responsabilidad de poner el foco en las personas y los asuntos que a menudo se ignoraban… y sabía que el VIH era una de las cosas que muchos querían ignorar».

Además, agregó sobre la acción de su madre al estrechar la mano de las personas con VIH que «Cuando sacudió la mano de un hombre con VIH frente a las cámaras, sabía exactamente lo que estaba haciendo… usaba su posición como princesa de Gales para retar a todos a educarse, para encontrar su compasión y para llegar a los que necesitan ayuda en lugar de apartarlos».

Al cumplirse 22 años de la muerte de Diana Spencer, queremos recordar su legado en la consecución de las causas sociales, en especial del ímpetu y dedicación que tuvo para las personas con VIH/sida. Diana logró mediante la beneficencia contribuir a la investigación del virus y posterior a ello, mitigar el impacto de la discriminación en su país y el mundo, con aras de conseguir la inclusión pero sobre todo la prevención del mismo, mediante la educación y el abordaje de la situación.

“Nada me trae más felicidad que tratar de ayudar a las personas más vulnerables de la sociedad.”

Diana Spencer.

Naiguel Baspe / Unidad de Exigibilidad de DDHH ACSOL

Bibliografía