Compartir

La escasez de repuestos y la mala planificación de políticas públicas acaban con las ciudades de Venezuela

La falla de los servicios públicos en Venezuela es una realidad que no solo deja a oscuras y sin agua a ciudades enteras, sino que ahora ahoga en basura a los ciudadanos. La recolección de los desechos sólidos es caótica y esto no es nuevo, ni en Caracas, ni en el resto del país.

El ex presidente de la Comisión de Servicios de la Asamblea Nacional, Stalin González, indica que son múltiples los problemas que generan dificultades en este tema, principalmente la falta planificación en esta materia y se han dejado de hacer las inversiones necesarias. La centralización también ha llegado a la basura.

“Si tu no dejas que esa cadena se desarrolle nunca va a ser sustentable”, indica González, quien señala que los municipios son los encargados de la recolección, las gobernaciones de los vertederos, como es el caso de La Bonanza en el estado Miranda o Las Mayas en Caracas y el Gobierno Nacional desde el Ministerio de Ambiente de las regulaciones y todo ha sido mal planificado.

El parlamentario agrega que el “ciudadano es el que está pagando porque tiene que pagar el servicio más caro y el problema que hay en la ciudad, en las esquinas está la basura acumulada”. Señala que esto genera otro problema que es la insalubridad con la aparición de ratas, moscas y gusanos en zonas residenciales.

Sistema obsoleto

Los expertos explican que se ha vuelto obsoleto el sistema de recolección de basura al no actualizarse las plantas de transferencia y los rellenos sanitarios, generando esto daños al sistema operativo de recolección de basura y mayores dificultades.

“En Caracas desde el gobierno central se decidió que los cuatro municipios donde la oposición era gobierno no tendrían acceso a las plantas de transferencia”, denuncia Stalin González.

Impedimentos logísticos

Emilio Boulanger, director de la Comisión de Planificación y Desarrollo local de Chacao, explica la complejidad del sistema y expone que los altos costos del mantenimiento de camiones y equipos son un obstáculo para el servicio. En el Municipio Chacao esta actividad está en manos de la empresa privada Fospuca y Boulanger indica que tener que llevar los camiones cargados con toneladas de basura hasta La Bonanza acaba con la vida útil de los mismo de forma velóz.

Son casi 60 kilómetros de distancia, “ese trajín en el día a día desgasta las unidades de transporte”. Los principales daños están en los cauchos, el mantenimiento del motor y los lubricantes, todos estos muy costosos para la inflación del país. Sin embargo destaca una arista importante, el efecto de la basura en los chasis de los camiones, “el líquido que produce la basura genera oxidación y deterioro que es muy difícil evitar”.

Una de las preocupaciones más importantes es la salud. Expertos en salud pública hablan del aumento de enfermedades como la hepatitis, el dengue y la sarna debido a la acumulación de desechos. Sumado a la escasez de agua y la mala calidad de la misma.

Fuente: Venepress