Compartir

ONG venezolanas expusieron este miércoles casos de violación de los derechos humanos en Venezuela ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH.

La CIDH se reunió, en el contexto de la Asamblea de la ONU, para debatir sobre la situación de Venezuela y escuchar a la sociedad civil venezolana. En el encuentro también estuvo Gustavo Tarre Briceño, embajador de Venezuela ante la OEA designado por Guaidó.

Laura Louza, directora de la ONG Acceso a la Justicia, explicó que la Asamblea Nacional está atada de manos para luchar por acabar con la crisis porque todo acto jurídico que dicta es anulado.

Aseguró que la situación empeora porque en la sede del Parlamento nunca hay agua ni Internet y en ocasiones tampoco servicio eléctrico. Esta situación se repite en todo el país y afecta la calidad de vida de los ciudadanos, recalcó.

Génesis Dávila, miembro de Defiende Venezuela, indicó que se le allanó la inmunidad parlamentaria a 25 diputados y muchos son sometidos a una persecución política.

Dávila aplaudió la intención de la CIDH de realizar una visita al país. Sin embargo, sugirió que esto se use solo como mecanismo complementario.

«Ya vimos que la visita de la alta comisionada para los derechos humanos de la ONU no fue suficiente», indicó Dávila.

Bibi Borges, directora del Centro Justicia y Paz, consideró que es fundamental que se fortalezca el papel de protección a la población venezolana, ya que no se cuenta con verdaderas instituciones que velen por la justicia en el país.

Entre sus propuestas, destacó que la CIDH coopere con la oficina de Michelle Bachelet para documentar casos de violación de los derechos humanos en Venezuela.

Fuente original: El Nacional