Compartir

Reporte sobre la Emergencia Humanitaria Compleja en el Derecho a la Educación

En Carabobo, el 50% de los estudiantes presenta malnutrición, problemas de atención y concentración, y deficiencias cognitivas, lo cual compromete su capacidad de alcanzar competencias a nivel educativo.

Así lo determinó un reporte presentado este martes 13 de noviembre, sobre la Emergencia Humanitaria Compleja en el Derecho a la Educación en el estado Carabobo, bajo la coordinación de la ONG Padres Organizados de Venezuela.

La abogada Adelba Taffin, representante de Padres Organizados de Venezuela y la profesora Giannina Fusco, del Proyecto de extensión, visibilización y educación de los DDHH de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Carabobo, destacaron que este contó con el aporte conjunto de diferentes actores, tales como padres y representantes, estudiantes, docentes, investigadores, académicos y organizaciones dedicadas a la defensa de este derecho, quienes documentaron la situación en la entidad.

El propósito del reporte radica en vencer la opacidad oficial y demostrar fehacientemente que existe en nuestro estado una emergencia humanitaria compleja en educación.

El informe advierte que Venezuela perdió el control de la situación y existe un quiebre en sus capacidades que no le permiten resolver, sin apoyo de otros sectores la emergencia en esta materia y visibilizar los daños producidos a los actores de la educación, lo que sin duda alguna constituye una violación flagrante y masiva al derecho humano a la educación en todos sus atributos.

En efecto, de acuerdo al Reporte de Emergencia Humanitaria Compleja sobre el Derecho a la Educación  en Carabobo, se evidenció entre otras cosas, que alrededor del 70% de los alumnos no asiste regularmente a la escuela por no poder llevar alimentos que complementen el Programa de Alimentación Escolar.

El 60% de los estudiantes desertó por razones económicas, alimenticias y sociales; al menos 5% de la información recogida es sumamente grave y debería prender las alarmas de todos los ciudadanos, de los organismos nacionales competentes para que tomen acciones correctivas de la situación evidenciada y  sensibilizar a los organismos internacionales  competentes para apoyar en casos donde se presenten estos tipos de emergencia y puedan contribuir a mejorar la situación de la crisis educativa  en el país.

En efecto, de acuerdo al Reporte de Emergencia Humanitaria Compleja sobre el Derecho a la Educación en Carabobo, se evidenció entre otras cosas, que alrededor del 70% de los alumnos no asiste regularmente a la escuela por no poder llevar alimentos que complem la deserción escolar se atribuye al embarazo temprano.

El 90% de la infraestructura de las escuelas de Carabobo se encuentra muy deteriorada, carecen de acceso a servicios básicos como agua potable, electricidad y transporte público, no cuentan baños aptos para el uso, ni con laboratorios, bibliotecas, ni áreas de esparcimiento idóneas. Su traslado hasta los centros de estudio en camiones u otro tipo de transporte no idóneo, pone en riesgo la integridad y la vida de estudiantes y docentes.

Al menos el  50% de los docentes de las escuelas de Carabobo han renunciado o abandonado sus cargos por razones económicas y encontramos un número significativo de centros educativos donde dos maestras deben dictar clases en seis grados de básica.

La gratuidad de la enseñanza no se garantiza ya que los padres y docentes deben cubrir los costos de mantenimiento, insumos, útiles escolares, transporte y la alimentación de sus hijos. Cierran y/o fusionan escuelas bajo la figura de los “Complejos Educativos”, por causas desconocidas, reduciendo la oferta educativa.

Los procesos pedagógicos y la evaluación en las escuelas de Carabobo se usan para adoctrinar y se promueve compulsivamente a los alumnos, sin haber alcanzado las competencias académicas necesarias.

Por otro lado, los alumnos están expuestos al contagio y propagación de enfermedades endémicas en al menos el 50% de los centros educativos por falta de higiene. El 70% de estudiantes y docentes han sido víctimas de robos y atracos cerca de sus centros educativos.

Más del 70% de  los estudiantes no se plantea continuar estudios superiores, sino incorporarse al mercado de trabajo para contribuir con la manutención de su familia.

Al menos en tres municipios se reporta al 15-10-2018, una disminución de las inscripciones en al menos un 50% en relación al año escolar 2017-2018.

La doctora Adelba Tafin y la profesora Giannina Fusco agregaron que en esta misma fecha también se produjo el lanzamiento del Reporte Nacional de Emergencia humanitaria compleja en el país.

Fuente: El Carabobeño