Compartir

La ayuda a los demás, es un aspecto importante para la organización Cáritas en muchas partes del mundo, pero en Venezuela esta acción es urgente ya que actualmente el país enfrenta una grave crisis humanitaria

Ollas Solidarias, programa social impulsado por Cáritas de Venezuela, surge para contrarrestar el impacto de la escasez de alimentos en los sectores más oprimidos del país, especialmente donde viven niñas, niños, adultxs mayores y personas que padecen de alguna enfermedad. El programa inició oficialmente en febrero de 2017, con la Campaña “Compartir” que la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) realiza todos los años al inicio de la Cuaresma.

Delia Gómez es habitante de una de las comunidades beneficiadas en el estado Falcón y comenta que los voluntarios se esmeran “muchísimo” para llevar adelante esta iniciativa a pesar de las dificultades. Para ella, este diciembre si fue de esperanza para la gente, porque las sopas tenían pollo y carne, proteínas que desaparecieron desde hace más de 6 meses por el alto costo de los productos básicos y la escasez prolongada en todo el país.

Al menos una comida

El programa “Ollas Solidarias”, consiste en ayudar a las personas de escasos recursos económicos a tener al menos una comida a la semana. La frecuencia de esto siempre dependerá de la zona y la ayuda que se obtenga de las comunidades y de las instituciones privadas.

El objetivo primordial es apoyar en la organización de las comunidades para que a través de sus propias capacidades puedan brindar a los más necesitados alimentos básicos. Estas acciones se realizan en las parroquias más pobres y las comunidades previamente contactadas colaboran con lo que pueden para poder hacer al menos una comida, con frecuencia una sopa, denominada mondongo, para que todas y todos compartan y, además, sensibilizar sobre la necesidad de trabajar unidos haciendo frente a estos problemas sociales.

El sacerdote jesuita Raúl Herrera del Centro para la Paz y los Derechos Humanos de la UCV, colabora en las jornadas de Ollas Solidarias y afirma que esta es una acción que busca acompañar y apoyar a las poblaciones vulnerables por la situación de emergencia que se vive en los últimos dos años en Venezuela.

“La iniciativa representa una respuesta al problema de la desnutrición, aunque nosotros sabemos que esto no es suficiente para resolver el hambre en Venezuela, queremos lograr conciencia ante las autoridades para que tomen en cuenta plenamente el drama que se está viviendo y sepan que si se permite un canal humanitario para la entrada de alimentos y medicinas se podrían disminuir significativamente las muertes por desnutrición en el país”.

La garantía de alimentos podría prevenir muchas muertes

Venezuela en su Constitución, reconoce de forma implícita en el marco de los derechos fundamentales más amplios, el derecho a la alimentación, haciendo ver al Estado como responsable de lo que se haga o se deje de hacer en esta materia. De igual forma, el artículo 305 del título correspondiente al “Sistema Socio económico”, responsabiliza al Estado de promover la agricultura sustentable, a fin de garantizar la seguridad alimentaria de la población. Pero, en la actualidad, estos derechos se encuentran en un claro retroceso y las organizaciones de la sociedad civil han tomado la iniciativa de ampliar su margen de acción para atender a las poblaciones vulnerables.

Ollas Solidarias, con su lema, “Todavía queda mucho por hacer”, se arraigó en varios centros comunitarios del país. Sin embargo, cada vez es más difícil conseguir alimentos nutritivos para preparar comidas y satisfacer la demanda que aumenta todos los días en el ámbito nacional. Este año se perfila para los organizadores como desafiante ya que, en lo que va de enero, se ha tenido que reforzar las medidas de seguridad en las comunidades para poder iniciar el programa en medio de un ambiente de protestas y violencia a causa del desabastecimiento y la incertidumbre de la garantía de productos básicos en los anaqueles.

“El año pasado logramos asistir a más de 200 personas con más de 5.000 litros de sopa con carne, pollo y verduras, asegurándonos que todos y todas, especialmente niñas, niños y personas mayores, tuvieran qué comer. Pero, este año no sabemos si conseguiremos los insumos con todas las medidas económicas implementadas recientemente”, explicó Herrera.

¿Cómo puedes apoyar esta iniciativa?

En esta labor social se necesita todo tipo de ayuda y se puede colaborar de dos formas: la primera, donando ollas, desde un reverbero hasta una olla de 30 litros; la segunda, realizando un aporte económico para que Caritas de Venezuela pueda adquirir los materiales e insumos que necesita para continuar llevando adelante este programa.

Para más información puedes contactar a los encargados del programa Ollas Solidarias a través del correo caritasvenezuela@gmail.com o en twitter @caritasdevzla

Fuente: Gabriela Buada Blondell – Amnistía Internacional