Compartir

La indolencia de las autoridades ignorando la situación que viven las personas con VIH en Venezuela por la desesperación de saber que morirán si no cumplen su tratamiento es lo que más le preocupa a la Fundación

La Fundación Manos Amigas por la Vida (MAVID) es una organización no gubernamental, sin fines de lucro, conformada en su mayoría por personas con VIH/Sida, familiares, personal de salud y voluntarios sensibilizados frente al estigma y discriminación en su entorno. Nace en mayo de 2003 en el estado Carabobo y desde ese momento trabajan para minimizar el impacto a las personas recién diagnosticadas.

Con el apoyo de personal especializado, médicos, infectólogos, inmunólogos, psicólogos, entre otros, la fundación MAVID contribuye e incide en las comunidades del estado y en otras regiones de Venezuela con talleres y grupos de autoapoyo, prevención y actividades de exigibilidad de derechos.

Eduardo Franco, quien preside la organización, afirma que en los últimos años el trabajo ha sido de incidencia y exigibilidad de derechos. “Nos ha tocado alzar la voz fuerte por la gente de las regiones. En Valencia la ausencia de los antirretrovirales es absoluta y no hay respuesta de ningún tipo. Acción Solidaria nos ha apoyado con los donativos de medicamentos, pero es responsabilidad del Estado detener la terrible situación que estamos viviendo. Constantemente nos trasladamos a Caracas para participar en mesas de trabajo para así ofrecer respuesta de las acciones que emprendemos para beneficio nuestros usuarios”.

Solo en lo que va de 2018 al menos 65 personas con VIH han muerto en Carabobo por falta de medicamentos. “Es una cifra verdaderamente alarmante. Tenemos muchas personas que están hospitalizada por falta de medicamentos y necesitamos una respuesta urgente”.

El activista señala que el Ministerio de Salud debería cancelar la deuda de cuatro millones de dólares que tiene con los proveedores, para que las miles de personas que requieren de antirretrovirales sean dotadas en lo que queda de año. “Desde hace tres años no estamos recibiendo con normalidad los antirretrovirales y en estos momentos la ausencia de estos tratamientos es absoluta en todo el país”.

El virus no avanza si es controlado con ARV

La indolencia de las autoridades ignorando la situación que viven las personas con VIH en Venezuela por la desesperación de saber que morirán si no cumplen su tratamiento es lo que más le preocupa a Franco desde su activismo en la Fundación. “Son muchas las personas que llegan desesperadas solicitando ayuda o información de dónde conseguir sus tratamientos, qué hacer si no los toman. Las actividades de prevención y talleres para el apoyo psicosocial después del diagnóstico quedaron en el pasado porque hemos tenido que actuar frente a lo inmediato que es exigir nuestro derecho a vivir”.

En el estado Carabobo se esperan los antirretrovirales desde el mes de enero, no hay respuesta por parte de las autoridades sanitarias y las personas se desesperan al ver el deterioro rápido de su salud. La Fundación se ha abocado los últimos meses a exigir al Ministerio de Salud la compra de estos medicamentos.

“En Venezuela hay 77 mil personas con condición de VIH en riesgo de perder la vida por falta de tratamiento. No hay reactivos para realizar las pruebas y solo en Valencia fallecen de una a tres personas diariamente por no contar con medicamentos que controlan el progreso del virus”.

La fundación ha advertido con insistencia que debido a la ausencia de medicamentos para enfermedades oportunistas (las derivadas de las patologías crónicas) las personas recién diagnosticadas están falleciendo. “Las personas con multiresistencia también están muriendo. Tenemos garantizado sólo medicamentos hasta este mes de abril para los niños”, afirmó.

Franco aseveró que los medicamentos en el mercado internacional tienen un costo de tres mil dólares, al tiempo que detalló que muchas personas de la región están vendiendo enseres y viviendas para costear el tratamiento para un mes. “Lo que estamos viviendo es una emergencia humanitaria compleja y el Estado admitió no tener forma de solucionar, por ello, las autoridades deben aceptar la cooperación internacional y atender verdaderamente la situación de las personas con condiciones crónicas de salud”.

Para apoyar a la fundación MAVID solo tienes que contactarlos a través de su página web www.mavid.org.ve por Twitter e Instagram como @Fundacionmavid y correo electrónico mavid_01@hotmail.com

Fuente: Gabriela Buada Blondell / Amnistía Internacional Venezuela