Compartir

La Universidad de California en San Francisco (UCSF) indicó que esta es la enfermedad infecciosa que mata más personas actualmente

Un nuevo análisis de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) sugiere que terapias más precisas podrían ser más efectivas a la hora de tratar la infección bacteriana, que mata anualmente a 1,3 millones de personas en todo el mundo.

En el estudio, encabezado por Marjorie Imperial, una estudiante licenciada en Ciencias Farmacéuticas de la UCSF, se analizaron otra vez los datos obtenidos en tres pruebas que fracasaron en demostrar la efectividad de los tratamientos, de cuatro meses de duración, para aligerar esta infección que ataca los pulmones.

Los científicos del UCSE indicaron que la razón del fracaso de esas pruebas radicó en que todos los pacientes fueron tratados de la misma manera, sin tener en cuenta la gravedad de su situación.

En el nuevo estudio, los pacientes fueron estratificados de manera retrospectiva en tres categorías dependiendo del estado del mal: mínimo, moderado y grave. El tratamiento de cuatro meses con fármacos fue altamente efectivo para 47% de los pacientes con la enfermedad en estado mínimo.

Sin embargo, los cuatro meses no fueron efectivos para los pacientes en estado moderado o grave.

«Nuestro estudio muestra que un enfoque de medicina estratificada puede ser aplicado de manera factible para conseguir un tratamiento más corto para muchos pacientes con tuberculosis», explicó Payam Nahid, de la Escuela de Medicina de la citada universidad de Estados Unidos.

«Este enfoque lleva a un bajo tratamiento de los pacientes con un estado grave de la enfermedad, o un tratamiento excesivo para pacientes con el mal menos avanzado, pues reciben fármacos que podrían causar daño», agregó Nahid.

La tuberculosis ha sido tratada con antibióticos desde el descubrimiento de estreptomicina en el año 1943.

Los científicos resaltaron el peligro de esta situación dado que actualmente esta es la enfermedad infecciosa que mata más personas en el mundo.

Fuente: El Nacional