Compartir

El exministro consideró inadmisible que el Ministerio de Salud expusiera logros en materia de atención primaria cuando el despacho no ha ejecutado políticas para bajar los casos de malaria, difteria y sarampión

El problema sanitario de Venezuela enfrenta dos posturas contrapuestas que llegaron al seno de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El año pasado, la instancia reconoció que Venezuela atraviesa una “crisis humanitaria”, a propósito de la presentación del Informe Mundial de Malaria. Mientras, la delegación del ministerio, que participó en la 71° Asamblea General de la Salud, celebrada recientemente en Suiza, mantuvo en su discurso que la salud en el país ha sido desestabilizada por la “guerra económica” y los bloqueos financieros de potencias extranjeras, además de que no hay “crisis humanitaria”.

Para José Félix Oletta, médico internista y exministro de Sanidad, hay una sola realidad: el Gobierno, a su juicio, se empeña en desconocer la crisis en el sector, lo que asegura conllevará a más sufrimientos. “El Gobierno es el único que no sabe que hay una crisis humanitaria en Venezuela”.

Al oír las declaraciones de la viceministra de Redes de Atención Ambulatoria, Indhriana Parada, concluyó que el Ministerio de Salud coloca el “fanatismo político” por encima de la salud de los venezolanos. “Lo que ella dijo representa una burla para los pacientes que esperan medicinas y resulta más bochornoso decirlo en la OMS, cuya instancia ya reconoció que hay crisis humanitaria”. No escatimó palabras en reiterar que el Ministerio de Salud no solo ha fallado en detener el avance de tres epidemias ─malaria, difteria y sarampión─ que afectan actualmente al país, sino hasta en lo más básico como ofrecer información epidemiológica.

─ ¿Qué información omitió la delegación del Ministerio de Salud en la 71° Asamblea General de la OMS?

─ El Estado no mencionó, por ejemplo, la causa real de la reaparición de la difteria y el sarampión, que no es otra que la ineficiente respuesta de atención primaria que tuvo el Ministerio de Salud y la Misión Barrio Adentro con los planes de vacunación masiva. Como la población no estaba vacunada, los casos han ido aumentando en los últimos meses. La delegación de Venezuela en la OMS no ofreció información completa y no es extraño, porque actualmente el Gobierno tiene una censura epidemiológica.

─ Teniendo en cuenta estas fallas en las respuestas de atención primaria de salud, ¿hasta qué punto Barrio Adentro garantiza una cobertura 100 % como lo dice el Ministerio de Salud?

─ Hay otro dato que no dijo la viceministra en la OMS: ella no mencionó nada sobre el aumento de la mortalidad materna ni infantil en el país y que quedó en evidencia con las cifras del último Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud de 2016. Esos indicadores, que miden la eficacia de un sistema de salud, evidencian el fracaso de la atención primaria. La viceministra, que solo se guío por un discurso político, no explicó cómo y por qué aumentaron las muertes de madres y niños recién nacidos.

─ La OMS admitió que el país atraviesa por una crisis humanitaria, ¿por qué entonces el Ministerio de Salud la niega?

─ El ministerio pone por encima de la salud el discurso y el fanatismo político. Las declaraciones que dijeron en la OMS son un cliché político. Ellos saben bien que la realidad es tan dura que no pueden ocultarla por más que traten. Pero lo cierto acá es que pareciera que el Gobierno es el único que no sabe que en el país hay una crisis humanitaria. Al no reconocer la realidad, lo que le espera a la población es más sufrimiento. Lo que ocurre acá es lo mismo que le pasa a un paciente que está enfermo y lo niega, no lo acepta; entonces, cuando acude al médico, resulta que su enfermedad está avanzada. El sistema de salud está profundamente enfermo, porque el Gobierno no reconoce sus deficiencias y, ahora, con tantas no sabe cómo comenzar a solucionarlas.

─ La viceministra Parada resaltó avances en la lucha contra la malaria, pero el informe sobre paludismo de la OMS de 2017 refiere que ha habido retrocesos

─ Ellos hablaron de la disminución de casos de malaria, pero no dan cifras. Incluso, menciona que dieron cerca de 11 millones de tratamientos, pero no indican a cuántos pacientes se les aplicó y cuántos dejaron de tomarlos. ¿Cómo creer en alguien que tuerce la verdad? -se pregunta para agregar- que en la OMS, la viceministra afirmó que el Gobierno garantiza acceso a medicamentos, pero sabemos que desde hace dos años no hay dotación oportuna ni regular de antirretrovirales para personas con VIH y otras patologías crónicas.

─ Llama la atención que el Gobierno señale que hayan ampliado el esquema de inmunización con la implementación de vacunas contra 18 enfermedades en 15 años y, por ejemplo, aún en el país no se inmuniza a la población contra VPH

─ Desde hace dos años, el Estado dejó de inmunizar a la población contra rotavirus, neumococo y fiebre amarilla, pero tampoco aplica la vacuna contra el VPH. Esa realidad que expone el Estado venezolano solo se soporta en el papel, pero la realidad de las personas que están expuestas a enfermedades se puede prevenir con vacunas. El Gobierno solo dice lo que le conviene, pero no dicen que el Plan Nacional de Vacunación no cuenta con gran parte de las vacunas, como la antinfluenza, que debe ser aplicada hoy por el resurgimiento de la gripe AH1N1.

─ En el caso de sarampión, ¿el Ministerio de Salud pudo frenar la propagación de la epidemia en pocos meses?

─ Con una política de vacunación planificada, el Gobierno podía evitar la diseminación de la enfermedad en menos de seis meses, pero la realidad es que aún tenemos un creciente número de casos. Que la incidencia siga aumentando indica que el plan de respuesta rápida nacional que el Ministerio de Salud implementó, con apoyo de la Organización Panamericana de la Salud, no ha dado resultado. La persistencia de un virus por 10 meses y con presencia en al menos 14 entidades del país, refleja que no se vacunó adecuadamente a la población.

Fuente: El Pitazo