Compartir

07 de junio de 2016

El director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, ha hecho un llamamiento a acelerar la prevención combinada y a realizar un análisis exhaustivo de las inversiones en prevención del VIH. Aunque en general los recursos contra el VIH han aumentado, el gasto en prevención no ha ido el mismo ritmo.

En un acto paralelo celebrado al margen de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas para Poner Fin al Sida, que se celebró entre el 8 y el 10 de junio en Nueva York (Estados Unidos de América) se comentó que la prevención debe tomarse con más seriedad y que al menos un cuarto de los recursos mundiales dedicados al VIH deben invertirse en prevención. En la actualidad, los países gastan tan solo un 10 % en métodos y programas de prevención eficaces.

A los participantes que asistieron al acto, titulado: Detener las nuevas infecciones: un cuarto para prevención del VIH», se les dijo que el tratamiento, por sí solo, no pondrá fin a la epidemia.

Para reducir el número de personas recién infectadas por el VIH en todo el mundo hasta el objetivo de acción acelerada de menos de 500 000 para 2020, con la finalidad de poner fin a la epidemia del VIH como amenaza para la salud pública para 2030, los países deben acelerar la prevención combinada del VIH. Sin embargo, las nuevas infecciones por el VIH en adultos no están disminuyendo con la suficiente rapidez como para cumplir esos objetivos.

Aunque ha habido un descenso significativo en el número de nuevas infecciones por el VIH desde 2001, las tendencias recientes resultan decepcionantes. De hecho, los datos de ONUSIDA más recientes publicados en la Actualización mundial sobre el sida 2016 el 31 de mayo mostraron que el número de nuevas infecciones por el VIH se ha estancado desde la Reunión de Alto Nivel sobre el VIH y el Sida, celebrada en 2011.

Por ello, se animó a aumentar el suministro de y la educación en torno al uso de preservativos, la profilaxis previa a la exposición y la circuncisión médica masculina voluntaria, junto con la capacitación de los jóvenes y las poblaciones clave a fin de sean capaces de protegerse a ellos mismos.

En la reunión, celebrada el 7 de junio, se dijo que las personas tienen derecho a acceder a los servicios de prevención. Se indicó que invertir en la prevención del VIH y en la reducción del número de nuevas infecciones por el VIH contribuirá a la sostenibilidad del tratamiento para el virus.

Más de 2 millones de personas se siguen infectando por el VIH anualmente, dos tercios de los cuales viven en el África subsahariana. Las nuevas infecciones por el VIH son especialmente altas entre las adolescentes y las jóvenes del África subsahariana, ya que se producen más de 5000 nuevas infecciones cada semana.

Al dirigirse a los asistentes, el Dr. Sidibé dijo que no existe una fórmula mágica para la prevención del VIH, solo una combinación de programas y enfoques estructurales, biomédicos y comportamentales detendrá las nuevas infecciones por el VIH.

Citas

«Debemos abordar los factores estructurales que exacerban la vulnerabilidad al VIH y capacitar a las jóvenes y las niñas».

Princesa Sikhanyiso Princesa de Swazilandia

‘‘El director ejecutivo de ONUSIDA ha reclamado que un cuarto de los recursos mundiales contra el VIH se invierta en prevención eficaz. En Namibia, invertiremos un 30 % en la prevención de las infecciones en adultos y niños».

Bernard S. Haufiku ministro de Sanidad y Servicios Sociales de la República de Namibia

«No se trata solo de ser serio, sino de ser realistas acerca de la prevención del VIH. Un cuarto de los recursos mundiales para el VIH deberá dirigirse a la prevención del VIH, manteniendo al mismo tiempo el impulso en la expansión del tratamiento».

Profesor Salim Abdool Karim director del Centro para el Programa de investigación sobre el sida de Sudáfrica

«Mi mensaje trata acerca de los riesgos económicos y fiscales inherentes al fracaso a la hora de reducir las nuevas infecciones con más rapidez de lo que se ha observado. Los ministros de Economía, los donantes y las instituciones internacionales deben entender estos riesgos y actuar para abordarlos».

Richard Mannig economista en la Escuela Blavatnik de política gubernamental de la Universidad de Oxford y presidente de la Junta de la Iniciativa Internacional para la Evaluación de Impacto.

«Los gobiernos nacionales y los donantes deben volver a comprometerse a poner los preservativos a disposición de todo el mundo a través de los servicios de salud sexual y reproductiva, dirigidos a los jóvenes y a las poblaciones clave».

Benoit Kalasa director de la División de soporte técnico de UNFPA

Fuente: Actualidad www.unaids.org/es