Compartir

El organismo ofrece asistencia médica y humanitaria a extranjeros en ocho puntos de N. de Santander

 

Por medio de la habilitación de ocho puntos asistenciales en sectores fronterizos y vías de Norte de Santander, la Cruz Roja de Colombia ha atendido este año a más de 100.000 migrantes, entre venezolanos y colombianos retornados, que huyen del vecino país y llegan al territorio nacional en críticas condiciones de salud.

 

Esta cifra de atenciones corresponde al 10 por ciento del total de los 400.000 registros adelantados en 2018 por este organismo internacional en sus seccionales, que están distribuidas en más de 10 departamentos.

 

Por fortuna hemos recibido atención médica en varios lugares y ahora nos dirigimos hacia Pamplona, allá también podremos revisar nuestro estado después de tantas horas de caminar

 

Piden creación de fondo multilateral para atender crisis migratoria

 

En esta zona de frontera con Venezuela, donde las autoridades mantienen un reporte de movimiento migratorio diario de casi 35.000 extranjeros, la entidad habilitó un sistema de asistencia médica y humanitaria, que está compuesto por ocho puntos de atención ubicados en los municipios de Villa del Rosario, Cúcuta, Pamplona y Los Patios.

 

“El objetivo de esta estrategia es mitigar las consecuencias humanitaria en la población migrante en situación de vulnerabilidad, brindando asistencia humanitaria, servicios básicos de salud, proyección e inclusión social, a fin de preservar la dignidad y seguridad de las personas afectadas por este fenómeno social”, indicó la Cruz Roja.

 

El objetivo de esta estrategia es mitigar las consecuencias humanitarias en la población migrante en situación de vulnerabilidad, brindando asistencia humanitaria, servicios básicos de salud

 

Esta labor social, que también recibe el respaldo del Gobierno Colombiano y de otras instancias internacionales, como Naciones Unidas, son adelantadas por un equipo de 60 voluntarios, entre personal de la salud y funcionarios administrativos.

 

“Vengo con mi hija sola, cargamos cinco y están pesadas. Por fortuna hemos recibido atención médica en varios lugares y ahora nos dirigimos hacia Pamplona, allá también podremos revisar nuestro estado después de tantas horas de caminata”, aseguró Sandra Cadis, una migrante que se alista a recorrer durante este fin de semana cerca de 300 kilómetros, pernoctar en Bucaramanga y continuar con su trayecto hacia Perú.

Fuente: El Tiempo